LA INVESTIGACIÓN EN LA CORPORACIÓN INTERNACIONAL PARA EL DESARROLLO EDUCATIVO –CIDE-

La investigación científica entendida como la generación, construcción y producción de conocimientos nuevos implica asumir compromisos de responsabilidad para emprender el ejercicio común de un verdadero proyecto nacional acorde con los nuevos escenarios globalizantes en los ámbitos económicos, políticos, sociales y culturales que debe asumir Colombia de cara al siglo XXI. La innovación sugiere una construcción progresiva de conocimientos hacia la consolidación de una verdadera cultura de la investigación. Ello implica toda una serie de procesos articulados de las instituciones educativas de educación superior en el que la planeación se presenta como la herramienta fundamental para trazar los derroteros que garanticen el cumplimiento de tales objetivos.

La Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo –CIDE-, como Institución de Educación Superior, se enmarca en un proyecto educativo de responsabilidad social, que tiene como propósito mejorar la calidad de vida de su comunidad académica y contribuye a la construcción de una nación solidaria.

Éste proceso inicia en 1975, y se reestructura a partir del 2003, en el que la valoración de las necesidades profesionales demandaban de los futuros profesionales, técnicos y tecnólogos busca un mejoramiento continuo, en pro del desarrollo del país.

Congruente con tales necesidades la Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo –CIDE- asume responsablemente los diferentes componentes investigativos que cualifican y califican el hacer disciplinario, a través de la creación del Departamento de Investigación, una serie de lineamientos institucionales articulándose con la investigación formativa para posibilitar la ejecución de planes en cada uno de sus programas de pregrado, en los diferentes ciclos de formación.

Es así como se da inicio al desarrollo de proyectos de investigación, que permiten asumir ejes temáticos en la creación, formación, producción, intervención, e innovación de técnicas, teorías y prototipos que cimentan el quehacer de los estudiantes y que caractericen el perfil Cideísta, permitiendo posteriormente la formalización de líneas de investigación disciplinares, que permitirán la consolidación de productos, el intercambio de saberes en pro de la calidad educativa y el desarrollo actualizado de las necesidades del sector.

En esta perspectiva, se puede decir que la investigación es un proceso institucional de organización planificada de su comunidad académica para la búsqueda de soluciones científicas, tecnológicas o culturales a los problemas de las regiones colombianas, mediante la aplicación de métodos cuantitativos o cualitativos, a partir de un marco curricular para el diseño y la consolidación de líneas de investigación.

Desde un enfoque más epistemológico, en el ámbito de la relación humana con el conocimiento, es definible la investigación como la observación sistemática de objetos y/o poblaciones para medir variables experimentales, encontrar pautas de comportamiento, diferenciar características, organizar taxonomías o construir modelos de la realidad, los cuales se socializan en comunidad académica como nuevo conocimiento, objeto a su vez de crítica y desarrollo teórico (base de nuevas hipótesis) o de transferencia tecnológica.

Las dos aproximaciones anteriores al concepto de investigación en la CIDE, permiten caracterizar la actividad investigativa como un proceso colectivo de producción y socialización del conocimiento, el cual se constituye entonces en un bien común. Se clarifica así que en la función social de la universidad, la investigación es un canal académico de la dimensión de “lo público”, para el sostenimiento de la potencialidad cognitiva colectiva y el desarrollo del bienestar humano a través de la producción del conocimiento.

Para ello se adopta la investigación como un elemento activador que en su naturaleza organiza el aprendizaje y por consiguiente es una tarea fundamental y estratégica en la formación de talento humano para sí mismo y para el fomento de líneas y grupos de investigación.

En el marco de éste constante devenir y con proyección hacia el mejoramiento, desde el año 2010 surge la necesidad de fortalecer el pensamiento crítico, autónomo e innovador que garantice el reconocimiento de las necesidades y potencialidades de los contextos regionales, los procesos de educación y la validación de un conocimiento que se genere, apropie y fortalezca el carácter sistémico del saber, por lo que los planes de acción a partir de la fecha están encaminados al trabajo en investigación en cuanto a:

• La reformulación de políticas y planes

• La gestión de líneas disciplinares de investigación

• La formación en investigación de la planta docente

• La conformación de grupos y redes

• El afianzamiento de los semilleros

• La convocatoria a proyectos de investigación

• La divulgación y publicación

El desarrollo de cada una de estas acciones se relaciona con características propias del hacer investigativo, teniendo presente dos ejes centrales, la investigación formativa, y la investigación en el sentido estricto, una mirada explicativa al respecto se indica en la tabla.

Para la operatividad de cada uno de estos aspectos, se procede a explicar los planes de acción de los mismos:

LA REFORMULACIÓN DE POLÍTICAS Y PLANES CONCERNIENTES A LA INVESTIGACIÓN.

En éste aspecto, el Departamento de Investigación ha venido llevando a cabo reformulaciones de sus políticas, y encaminando éstas a una apropiación sistemática del hacer, es por eso que ha formalizado y dejando indicado que “La Corporación Internacional para el Desarrollo Educativo –CIDE- ha construido y consolidado la Política de Investigación con el fin de fortalecer los procesos de flexibilización, integración, gestión, articulación y evaluación y así alcanzar el objetivo propuesto desde su Misión institucional generar cambios y modificaciones culturales a partir de su perspectiva técnica, tecnológica y profesional, implementando procesos y proyectos sociales solidarios, fruto de la reflexión educativa en sus componentes de investigación, docencia y extensión”.

La política anclada al PEI de la Institución Universitaria, ha requerido concientizar a cada uno de los actores, de cada escenario de trabajo, para que sean permeables a los diferentes procesos de la investigación, y que desde su propio hacer permitan desarrollar y apropiar los procesos cognitivos a los que se apunta la formación del estudiante Cideísta y que caracteriza el perfil del egresado Institucional.

Como indica claramente el componente investigativo del Proyecto Educativo Institucional, se promueven procesos que parten desde la observación, requerimiento esencial para dar inicio a la apropiación del conocimiento, y mediante métodos y técnicas deductivas/inductivas en pro de la formalización de proyectos que puedan ser asumidas por el estudiante o docente investigador y que mediante un espíritu crítico reflexivo califique su ejercicio profesional y su deber como ciudadano nacional e internacional.

Estos requerimientos se encuentran plenamente establecidos en el reglamento de trabajo de grado, con indicadores para cada programa académico, los cuales en términos generales se determinan así:

• Nivel técnico: el estudiante se graduara con una propuesta de investigación que tenga una intención, un objeto, un contexto un método, unos sujetos. Permitiendo establecer las bases de investigación, e identificación de variables de estudio.

• Nivel Tecnológico: el estudiante retomando el ciclo técnico se graduara con una aplicación específica que tendrá los siguientes elementos: mostrar el ejercicio práctico, en donde se lleve a cabo el análisis de casos, dimensionando el fenómeno a investigar, y posterior socialización de los resultados de tal ejercicio.

• Nivel Profesional: el estudiante se enmarca en el concepto de investigación propiamente dicha, en donde se lleve a cabo la aplicación del conocimiento y del método científico, involucrando para ello el análisis de variables y su relación entre sí.

Para ello se requiere de un componente claro de formación en investigación, que desde los primeros semestres enmarcaran específicamente al futuro investigador, partiendo desde la epistemología, argumentando los componentes metódicos, y de los diferentes métodos del objeto del conocimiento que conllevan al desarrollo del pensamiento crítico, y apropiación de competencias específicas que posibiliten cognitivamente la formalización de propuestas de investigación aplicables al campo disciplinar y en pro del mejoramiento de la calidad de vida, y enmarcado en un alto impacto a la comunidad de pertenencia.

En cuanto a la proyección social que dentro de su misión institucional busca la CIDE, requiere de procesos sistemáticos de investigación, reconociendo para ello un trabajo colaborativo, con objetivos comunes, y que puedan ser auspiciados por la Institución dentro de un plan de incentivos, que a la vez funcionan como un reforzador extrínseco relevante para la actualización de los diferentes saberes disciplinares. Para dar puntualidad a lo anterior se han establecido escenarios diferentes como son: El Comité Orgánico de Investigación (COI); el Comité de Grupos de Investigación (CGI) y el Comité de Semilleros de Investigación (SIID).

Estos cuerpos colegiados, se encuentran trabajando administrativamente de forma mancomuna con el Departamento de investigación, y la Vicerrectoría Académica, para velar por la implementación de planes y programas dirigidos a la producción investigativa. En busca de ésta coherencia se ha regulado normativamente las acciones, propias del Departamento:

• Lineamientos del reglamento de grado.

• Líneas de investigación disciplinares.

• Articulación y coherencia disciplinar e interdisciplinar de los proyectos investigativos.

• Orientar las propuestas de investigación.

• Promover la formación investigativa, y de los procesos de investigación.

• Evaluar el curso y los resultados de los proyectos presentados ante el Departamento, con el fin de objetivar el producto de los mismos.

Fotos Semilleros